2.9.1 Cómo buscar empleo después de ser despedido

Esto puede ser de tu interés, es una traducción sumada a nuestra propia experiencia.

Cómo buscar empleo después de ser despedido

Casi todo solicitante de empleo tiene algún defecto o impedimento, o cree tenerlo.

En la búsqueda de un empleo, tendemos a enfocar nuestros puntos negativos. Creemos que tenemos algún tipo de falla que puede retardar la búsqueda de trabajo. Hacemos hincapié sobre el hecho de que nos estamos perdiendo una certificación que alguien podría esperar que tengamos o nos preocupa el hecho de que llevamos un tiempo fuera del mercado.

Pero, salvo una condena por delito mayor, que hayas sido despedido de tu último trabajo en realidad no le interesa a nadie.

Se preguntan «¿Qué va a pasar a mi solicitud cuando vean que fui despedido?”¿Mi solicitud irá directamente a la basura?»

Sí. Tu solicitud irá directo a la “basura” si rellenas el campo «Razón para abandonar su último trabajo» con las palabras «estaba despedido» Simplemente no puedes hacerlo. Nunca obtendrás un trabajo así.

Por suerte, no tienes que poner «Me despidieron».

No tienes que llenar solicitudes de empleo en absoluto. Las únicas personas que están llenando solicitudes de empleo en línea son niños buscando trabajos sin experiencias.

Si eres un “niño” que fue despedido del último trabajo y ahora estás postulando a trabajos sin experiencia, dile a ese niño que debe rellenar el campo «Razón para abandonar su último trabajo» con las palabras «Necesitaba más horas».

«Pero en realidad fui despedido » piensa tu cerebro.

Puede ser que te hayan pedido que dejes el trabajo, pero en un universo alterno el mismo chico le dijo al jefe «Me voy de aquí» dos segundos antes que el jefe le dijo al niño “¡Fuera!”.

¿Quien habló primero, tú o tu jefe? En mi caso, personalmente, estoy convenido que fui yo quien le dio a mi jefe todas las señales verbales y no verbales para que me despidiese. En otros casos, no tenía nada que hacer, no dependía de mí.

Por otra parte también hay jefes malos y antes solía ocurrir, cuando los empleadores eran poderosos y los empleados eran hormigas.

En la actualidad, ya importa poco quien habló primero. Si puedes contar historias sobre lo que has hecho y demostrar que sabes lo que haces, ¿a quién le importa si tu última ruptura fue tu decisión o de ellos?

Es un nuevo día. Hay jefes psicópatas y pequeños dioses en muchos lugares de trabajo, y tú puedes haber encontrado uno o más de ellos en el pasado. La buena noticia de trabajar para un jefe imbécil y ni siquiera ser despedido es que es improbable de ser mordido por esa misma serpiente otra vez.

Alguien no te quiere? ¡Bien!! .

Te disparan, pero no pueden cambiar la manera en que te ves a ti mismo. Sólo las personas que lo merecen, te conocen bien.

La triste verdad es que se ve más inseguro, emocionalmente inmaduro, a un supervisor mareado con regocijo vengativo mientras se prepara para despedir a alguien.

«Por el amor de DIOS”, yo le diría, «ya estás a punto de despedir a este empleado. ¿Por qué querrías también insultarle y menospreciarlo?»

Desgraciadamente, no todos los ejecutivos son capaces de ponerse a la altura de la responsabilidad debida. Incluso a veces, terminan a la gente porque son buenos, su cerebro o virtud es muy brillante. Y lo hacen por temor. Es el jefe que quiere eliminar competencia. A mí me pasó y 2 veces, una en el CITIBANK y otra en Almacenes Paris. Y a los pocos meses, despidieron a mis 2 ex jefes

El finiquito es el castigo “capital” del mundo del trabajo. Cuando alguien te dispara, no te culpo si tu primer pensamiento es, “¿Es todo lo que ellos tienen o son capaces de hacer?»

Es una reacción saludable. Sí, precisamente. Eso es todo lo que tienen. No tienen nada más, sin artillería pesada para tirar. Si ellos odian las tripas, si están furiosos contigo o se ven amenazados por tu existencia, todo lo que ellos pueden hacer es despedirte.

¡Gran cosa! ¿A quién le importa? Cuando sabes que eres empleable y que no todos pueden ver lo que traes, mucho menos valorarlo, no tengas miedo de ser despedido.

Si eres algo más que un niño tratando de ser contratado sin experiencia, de todos modos no querrás llenar solicitudes online.

Hay una mejor manera de conseguir un trabajo.

Cuidado con enviar una carta desde el Dolor a un gerente que contrata.  Ciertamente, no debes ni quieres hablar de tu despido. No es relevante decir por qué te fuiste.

Si surge la pregunta «¿por qué dejaste tu último trabajo?» debes decir «fue una experiencia fantástica. Me enteré de X, Y o Z en ese trabajo y entonces era obvio que mis objetivos y sus metas no estaban alineadas. Quise centrarme en mi búsqueda de trabajo y tener libertad para ello, en vez de utilizar mi tiempo laboral para buscar empleo.»

Aunque muchos empleadores prefieren postulantes trabajando por sobre personas que no están empleadas, tan pronto escuchen «Yo quería respetar mi último empleador, así que me fui de allí cuando supe que no era mi lugar» les interesará tu pulcritud y respeto por el empleados.  Cuando utilizas este enfoque, los gerentes lo piensan bien y dicen «Yo respeto mucho a este tipo.»

Ahora estás pensando. “¡Eso es una mentira!  Me pillarán o no debo mentir”

¿Qué es una mentira en este contexto?  ¿Es importante quién pronunció primero las palabras «esta relación terminó» ?      Recuerda quien habló primero inconscientemente.  Una mentira es decir a alguien que sabe programar y nunca ha usado una computadora o cuando se pretende ser alguien que no eres.  No es este el caso,

Somos todos profesionales y emprendedores. Las viejas reglas se han ido para siempre.

La fuerza y el poder del mensaje «¡Empaca tus cosas, estás despedido!» se ha desintegrado junto con la visión corporativa y la promesa de empleo a largo plazo.

No tiene ninguna importancia porque literalmente no importa.

El gerente de una empresa muy pequeña puede liquidarnos en una referencia de trabajo y decir «¡Lo despedí!» sólo si no sabe que los ex empleados pueden demandar por difamación.

Los medianos y grandes empresarios instruyen a sus gerentes no dar referencias en absoluto.

Dar malas referencias es una política repugnante, cuando alguien ha dado años de su vida y numerosas células cerebrales a las necesidades de un empleador. Pero; si te han despedido, la política trabaja en tu favor.  Una empresa suficientemente grande para tener un departamento de recursos humanos es muy poco probable que comparta el motivo de tu salida con otra firma.

En vez de al gerente que te despidió, puedes mencionar un colega del pasado, un gestor que te gusta y que también se ha ido de la empresa, un cliente o un proveedor de referencia.

Es un nuevo día en el mercado de talento. Adelante con entusiasmo.

  • Recuerda quién eres y lo que traes.
  • Recuerda que cada paso es un paso adelante en tu camino, incluso los golpes y sacudidas que te tomen por sorpresa o te sacan del partido.
  • El ser despedido no te pone un letrero en el pecho. Piensa en tu finiquito como una liberación inesperada de una mala situación.
  • El aprendizaje para ti es «¡ Wow ! Sabía que mi jefe era un tipo inseguro, pero no esperaba que me despidiese. Ahora sé que tengo que escuchar a mi cuerpo la próxima vez».
  • Consigue el aprendizaje y sigue adelante.
  • No te preocupes por tu repentina partida del último trabajo, sino en buscar uno nuevo. (Recuerda el video de los ratones)
  • Se te presenta la oportunidad para hablar del futuro y no te desalientes. Eres el mejor, y las personas que vibran con tu frecuencia están ahí, esperando encontrarte.